Dentro de las actividades asistenciales del farmacéutico, la educación para la salud se considera como uno de los pilares básicos de cualquier estrategia encaminada a mejorar el procceso de uso de los medicamentos y los resultados en salud. Por ello, el farmacéutico profesional experto del medicamento debe concretar y asumir su papel de educador sanitario.